Actualmente, el sector público requiere una extracción inteligente de datos, así como una planeación eficaz, ante los constantes avances tecnológicos prediciendo así, el impacto socioeconómico de diversas regiones

Llevar a cabo una planeación, teniendo como herramienta el análisis y la visualización de datos, permite al sector público examinar la situación presente en la que se encuentran distintas regiones y observar un panorama general a futuro de los diversos impactos que tiene su gestión en lo sociocultural y económico.

La innovación en la extracción y análisis de datos, permite al sector público dotarse de mayores fortalezas para brindar servicios de calidad. Eficientar el recurso y eliminar riesgos, permite identificar más oportunidades con acciones a conveniencia de la población.

Tanto los gobiernos entrantes como los bien entrados en la gestión requieren una visión integral de su situación financiera

Dada la entrada en vigor de nuevas políticas a nivel federal que reducirán la disponibilidad de recursos valiosos para los estados y municipios, es apremiante iniciar un proceso de fortalecimiento de las finanzas públicas subnacionales de manera puntual y efectiva.

A partir de nuestra experiencia hay cinco ámbitos básicos principales que vulneran las finanzas públicas, y que generan necesidades que deben atenderse de manera rápida para obtener resultados prontos:

Categorización exhaustiva y cuantificación de sus ingresos y principales gastos

No se cuenta con una certeza de las diferentes fuentes de ingresos y los destinos de gasto -ligados a sus fuentes de financiamiento-, lo que genera incertidumbre y desorden en la gestión de los recursos. A pesar de contar con presupuestos aprobados y revisados, los ingresos pueden variar de manera sensible por ajustes en la economía y decisiones de política pública, independientemente del pronóstico inicial de los ingresos.

Adicionalmente, los gastos se van ajustando a lo largo del ciclo presupuestal conforme a choques económicos y políticos, lo que genera necesidad de acomodos en los montos y revisiones periódicas; en especial, considerando las fuentes de pago y su propia dinámica. Las desviaciones marginales del presupuesto sin un esquema de control de cambios adecuado, puede generar afectaciones importantes en las finanzas públicas en el mediano plazo.

Falta de identificación y cuantificación completa de adeudos (financieros y no financieros)

Aún cuando en la mayoría de los casos se tiene bien establecido el monto de adeudos financieros y ADEFAS, existe descontrol por la falta de un monitoreo constante de los adeudos a proveedores y contratistas lo que puede llevar al abultamiento de deudas de corto plazo que pueden afectar las finanzas y la operación misma del gobierno. Por ello, se requiere establecer un mecanismo de control y un sistema de alarmas que ayude a los gobiernos subnacionales y adoptar medidas de resolución temprana.

Falta de ordenamiento y saneamiento de pasivos de corto plazo (proveedores, contratistas y ADEFAS)

El descontrol en la contratación de bienes y servicios, y obras públicas ahonda el deterioro de las finanzas públicas subnacionales. Es importante hacer un alto y evaluar los adeudos a proveedores, contratistas y ADEFAs para poder diseñar una estrategia de resolución que implique revisar la validez de los supuestos pasivos, hacer un filtrado a partir de un due diligence riguroso, y establecer una estrategia ordenada de pagos para sanear las finanzas públicas. El resultado de este esfuerzo será el saneamiento de los adeudos y el establecimiento de un proceso que controle el registro de pasivos no financieros de corto plazo para evitar nuevos abultamientos.

Falta de optimización del uso de los recursos federales y propios

Un problema recurrente es la falta de planeación y en especial de programación adecuada del uso de los recursos públicos, lo que en ocasiones genera que se utilicen de manera subóptima las diferentes fuentes de financiamiento. Un ejemplo claro es el Seguro Popular, en donde la falta de información completa y oportuna orilla a los estados a hacer uso de sus recursos de libre disposición en actividades y obras que podrían ser financiadas por recursos federales si se hubiera seguido un procedimiento ordenado de ejecución del gasto. El cambio constante de las reglas de operación y demás criterios de uso de los recursos federales ahonda el problema. El objetivo será mapear los distintos fondos a los que se tiene acceso y sus destinos potenciales de acuerdo a la normatividad, y empatarlos con las estrategias de gobierno y necesidades cotidianas para asegurar su aplicación oportuna conforme a normatividad.

Necesidad de fortalecimiento de ingresos propios

Los estados y municipios dependen en gran medida de las transferencias federales obtenidas a partir de lo establecido en la Ley de Coordinación Fiscal, y los diversos convenios específicos que se firman año con año. Ante una escasez de recursos y tiempo, una porción significativa de la gestión del grupo ejecutivo de los gobiernos se dedica a obtener estos recursos adicionales en detrimento por esforzarse a fortalecer sus ingresos propios. La nueva realidad obligará a los gobiernos subnacionales a reenfocar sus energías para buscar en una primera instancia obtener mayores ingresos con la información a la mano, y posteriormente mejorar la información para crecer sus capacidades de generación de ingresos. En buena parte, el esfuerzo requiere mejorar sus bases de datos, identificar posibles fugas y atacar las vulnerabilidades en una estrategia mixta que se enfoque en atender debilidades operativas puntuales y establecer una hoja de ruta de mediano plazo para asegurar una tendencia creciente de la generación de ingresos. La generación y obtención de información de manera oportuna, fidedigna y valiosa es un objetivo central.

Llámanos
para una consulta
: +52 (55) 5535 8149
Contáctanos
a nuestro correo
: contacto@ponderalab.com

México

Presupuesto de Egresos de la Federación 2017 APROBADO

El Presupuesto de Egresos de la Federación 2017 plantea un gasto neto total del sector público de 4 billones 804,406.1 millones de pesos, que en términos del PIB significa una participación de 23.7%, y que representa una disminución real de 1.7% respecto al gasto aprobado en 2016.

– El gasto no programable propuesto es de 1 billón 339,852.6 millones de pesos, 12.1% mayor en términos reales

– En tanto, el gasto programable devengado se plantea ascienda a 3 billones 550,387.6 millones de pesos, lo que representa una reducción real de 4.7%.

TÁCTICAS DE ACCIÓN


Analítica de finanzas públicas

Prevención de fraude y pérdidas

Optimización de recursos públicos

Saneamiento de pasivos de corto plazo y maximización de ingresos